La Bodega
Conoce nuestra historia

1910 EL INICIO

En el corazón de Rioja Alavesa, abrigados por la Sierra Cantabria en una áera reconocida por vinos de excelente calidad está Bodegas Viña Laguardia.

El comienzo de Viña Laguardia se remonta a 1910, en el pueblo de Elvillar de Álava, un pueblo a 3 km de Laguardia, localizado en una ladera con numerosas casa palaciegas, y cuya historia se remonta a la época de los Dólmenes. A 1 km de la bodega, se encuentra "La Chabola de la Hechicera", un momumento funerario megalítico de la Prehistoria, que vale la pena visitar.

En el camino hacia la bodega se puede disfrutar de una de las mejores vistas de los Viñedos de Rioja Alavesa y de nuestra Sierra Cantabria a través de la "Carretera de los Viñedos". Podéis buscar más información en Tripadvisor o en Minube.

Vista a Elvillar, desde nuestra...

1970 NUEVA BODEGA

Como consecuencia de la ampliación de la capacidad del viñedo, en el año 1970 comenzamos la construcción de una nueva bodega, situada junto al nudo de comunicaciones de acceso al municipio. La elaboración del vino se hace en los lagos de hormigón mediante el sistema de maceración carbónica.

Nueva bodega

1990 AMPLIACIONES

En el año 1990 efectuamos una ampliación de la bodega, introduciendo depósitos de acero inoxidable de fermentación controlada en el proceso de elaboración del vino.

2006 NUEVOS SERVICIOS

Debido al auge que experimenta en La Rioja el enoturismo, en el año 2006 realizamos una nueva ampliación de la bodega y añadimos servicios como restauración y hotelero. Actualmente, ofrecemos visitas personalizadas dirigidas tanto a grupos como a familias que quieran disfrutar y compartir con nosotros nuestras inquietudes y buen hacer que ponemos para elaborar nuestros preciados caldos.

Os invitamos a hacer una cata profesional comentada de nuestros vinos acompañada con un maridaje de pintxos caseros en la zona noble de nuestra bodega. Además, disponemos de un comedor con capacidad para 150 personas con unas vistas al viñedo y Sierra de Cantabria que os harán disfrutar de un menú de comida casera acompañado de nuestros vinos en un entorno privilegiado y tranquilo, todo minuciosamente cuidado por nuestro chef y su equipo desde el cariño y que recuerda al sabor del hogar.